En su ámbito de acción, cada tipo de archivo debe definir e ir en busca del logro de sus objetivos; sin embargo, de manera genérica los archivos, cualquiera que sea su tipo, deberían tener presentes los siguientes:

Manejar eficientemente la documentación mediante la implementación de sistemas de organización que le permitan al documento cumplir con su ciclo vital.

Asegurar la calidad en el servicio al usuario al proporcionar de forma expedita la información solicitada. Optimizar el uso de los recursos mediante el análisis de necesidades de personal, espacios, mobiliario, equipo y materiales indispensables para el correcto funcionamiento del archivo.

Deja un comentario